domingo, 31 de julio de 2011

Alex nos cuenta un cuento

Verano, qué es eso?

Desde que llegamos a  Tulilandia  no ha salido el sol ni un día, bueno, tal vez un tímido rayo ayer por la tarde (qué alegría, qué jolgorio) y la temperatura no va más allá de los 17 grados. De hecho al día siguiente de llegar no dejó de llover y al otro igual y así estamos, acordándonos de la estirpe de San Pluvio. Lo que sí he notado es que a Sara le ha dado por dormir más, normal, es abrir los ojos y ver este clima de mierda, que la pobre debe pensar: "mejor hiberno". Yo la entiendo perfectamente, de hecho, yo hibernaría también. Mi suegra, que estuvo la semana pasada en casa y temiéndose que nos de por emigrar a tierras más cálidas, soltó muy convencida: " el hombre del tiempo ha dicho que va a hacer bueno y la temperatura va a subir". ¿Qué hombre del tiempo? ¿El que vive en Siberia?... porque de esto ya han pasado 5 días y yo todavía no me he quitado el jersey de lana...Holanda tiene muchas cosas buenas...pero lo del clima no va a ser una de ellas. A ver, que a mí que haga frío en invierno me parece muy bien, y que llueva, truene y nieve si a San Barómetro le place pero en verano que haga malo...me toca mucho la moral. Si ayer en el telediario dijeron que ya están saliendo setas!! en julio!! Si en agosto seguimos igual yo me marcho a Sa Roqueta que allí si que se está bien, en manga corta todo el día, oliendo a crema solar y comiendo helados.

viernes, 29 de julio de 2011

En el Mc Auto

Yo se lo daba gratis...por cachondos :)

martes, 26 de julio de 2011

Vuelta a casa... y qué vuelta.

Ya estamos de vuelta en Tuliland... pero para llegar nos tocó una odisea, pa variar. En principio teníamos que haber vuelto hace una semana los tres juntos pero se estaba tan bien en Mallorca que el tuli, en un arranque de generosidad, me propuso que Sara y yo nos quedaramos 5 días más, en vez de regresar con él. Estuve dudando, más que nada por no viajar yo sola con Sara, pero al final me pudieron más las ganas de sol, familia y amigos y decidí cambiar el vuelo. Total, me dije, sólo son dos horas de vuelo, me las arreglaré con Sara.. Ayyy, si es que con este karma que tengo, me lo tenía que haber imaginado. Vamos allá:
Llega el día D. Mi padre y mi hermana nos acompañan al aeropuerto. Llego al control, me hacen desmontar el carro porque no vaya a ser que Sara esconda una bomba (aunque quizás empuñar un panal de caca se considere amenaza aerea, yo lo consideraría) Haciendo malabarismos, porque yo soy muy torpe con la tecnología infantil, consigo pasar. Bien, me digo, escollo número 1 salvado. Llego a la puerta de embarque. Anuncian retraso de media hora. Ya empezamos. Milagrosamente, se cumple el tiempo y embarcamos. Consigo una fila de tres para mi y para Sara. Genial, esto va viento en popa. Despegamos. Al minuto empiezan las turbulencias, el avión se mueve más que Melody haciendo el baile del gorila... Tras 25 minutos de sacudidas se oye la voz del piloto, que es portugués y ha hecho un curso de español Planeta DeAgostini, por fascículos. Con algo de imaginación logro entender "Sres. pasajeros, debido a problemas técnicos vamos a efectuar una parada en el aeropuerto de Toulouse, serán sólo unos minutos, mantengan la calma". Llamadme intuitiva pero yo supe enseguida que lo de unos minutos en Toulouse iba a ser pura fantasía. Eso y que en mis tiempos mozos trabajé de azaflauta y me sé yo lo de las paraditas en aeropuertos. 6 horas nos dejaron tirados en suelo gabacho, sin explicaciones ni disculpas. Me tuvo que llamar el tuli desde Holanda para decirme que había llamado a la compañía y nos asignaban vuelo a las 23.00 de la noche. En fín, durante esas 6 horas y la hora y media de vuelo posterior llegué a una serie de conclusiones:
- He parido a una santa. Santa Sara. En las 12 horas de aeropuerto que nos tragamos en total no se quejó, ni lloró. Se quedó frita la mayor parte del tiempo y cuando estaba despierta le echaba sonrisitas a todo el que pasaba por ahí.
- He desarrollado una técnica genuina de madre-canguro. Menos mal que tenía una mochila de esas portabebés aunque ir al baño y hacer pipí con Sara colgando es de todo menos fácil.
- Viajar sola con un bebé genera empatía y compasión. Te dejan ser la primera para todo.
- No creo que vuelva a viajar con Vueling. Mucho rollo de tratarte como a un coleguilla con todo eso del tuteo y luego cuando hay un problema " me piro vampiro".
Llegamos a casa a las 2.30 de la madrugada, en taxi claro porque a esa hora ya no hay trenes. Sablazo de 90 eurazos. Y encima tener que oir al tuli..."claro, si te hubieras venido conmigo..."

lunes, 18 de julio de 2011

Vacaciones


Ahhhhhhhh, qué bien se está en Mallorca!!!

viernes, 8 de julio de 2011

De lo más tuli

Cosas que sólo pueden pasar en Tuliland o Flanderland,como quiera uno llamarlo:
- que sea tu cumpleaños y tus suegros te canten a pleno pulmón el "lang zal ze leven" a través del teléfono. Quiero creer que se trata de una tradición familiar y no de un sentir tulipán aunque viendo este video friki que me he encontrado, tengo yo mis dudas...
- La forma que tienen muuuchas mujeres tulipanas de despedirse telefónicamente: "doooooeiii- doei-doei- doeeeeeeeeeeeee", produciendo una escala musical altisonante y haciendo que el decir adiós parezca un concierto de gorgoritos.
- que esté haciendo croquetas en la cocina y de repente aparezca en mi ventana un pájaro en suspensión batiendo sus alas armoniosamente. Juro que ya es la segunda vez que me pasa este momentazo disney. Sólo me ha faltado ponerme a cantar rollo Cenicienta...he de decir que ha sido uno de los momentos más tulis de mi vida.
- Pero el que se lleva la palma es el concierto de La Dama de ayer. Estaba yo regando el jardín cuando de repente percibo que a la Dama le pasa algo raro, no toca la melodía acostumbrada y además enlaza una canción con otra y el caso es que la música me suena...dónde habré yo oido esto antes? Hasta que me doy cuenta de que esta noche el organista-campanero ha tenido un momento zen y nos está deleitando con la banda sonora de "Sonrisas y lágrimas". Ver para creer. Sólo me dio tiempo a grabar las dos últimas canciones. Antes es que estaba en shock., casi se me ahogan las plantas... a ver si las reconocéis...

video


video

viernes, 1 de julio de 2011

Sprookjes Wonderland

Bueno, ya es hora de actualizar, que llevo una vagancia supina encima que no puede ser... y es que lo voy dejando, lo voy dejando y ya han pasado casi tres semanas desde el tuliorgullo, que por cierto, me toca rectificar porque tengo al tuli medio mosqueado con mi estimación del 98% de banderas patrióticas...vaaaaaale, puntualizo: son patrióticos los días que toca serlo, 4 al año o así, que es cuando les da por poner las banderitas. Ahora nos os vayáis a pensar que nos vamos dando con las banderas en la cara cada vez que salimos a la calle. Hala, aclarado el detalle nos adentramos ahora en ese parque temático de cartón piedra, famoso en Enkhuizen, que ameniza y deleita a los más peques y nos pone los pelillos como escarpias a los no tan peques... Se trata de Sprookjes Wonderland, el parque infantil de los cuentos de hadas. Y aprovechando la visita de mi hermana, cuñado y sobris pues allá que nos fuimos en familia a visitarlo. A ver como os describo yo esto de la manera más objetiva posible y sin que se note demasiado que no soy muy fan de este tipo de parques. A ver, la idea es buena, se trata de un recorrido por los cuentos infantiles de toda la vida: Pulgarcito, Blancanieves, Pinocho, la Bella durmiente...con atracciones varias para los niños, tipo montar en tren, barquitas o caballitos. Aquí una foto del caballito. No, esta no es mi hermana, os mostraría gustosa la foto que se hizo similar a esta y otras suculentas de Romeo en los caballitos pero ya que me lo han suplicado vehementemente...correremos un tupido velo. Hasta aquí muy bien. El tema es cuando nos adentramos en el bosque y empiezan a aparecer figuritas de enanos , duendes y gnomos que dan miedito y luego nos encontramos con esto...por Dios bendito, es que quieren traumatizar a los niños? o el mago Merlín, que también asusta lo suyo. Pero lo mejor de todo fue cuando entramos en una especie de cueva y nos encontramos a los mariachis, que alguien me explique por favorde qué cuento han salido estos...a mí me parecía estar viendo cantar a Carmen de Mairena...



pero los niños encantados, oye, todo un éxito. Y la cara de mi cuñado, un poema claro. Y todo ello aderezado con la musiquita del parque que al final se te metía en el tímpano de tal manera que acababa siendo hasta adictiva. Mi hermana y yo volvimos a casa tarareándola...



A mis sobrinos les encantó el parque. Yo desde luego tardaré en volver...