lunes, 29 de septiembre de 2008

La ruta accidentada de las dunas

Últimamente y gracias al buen tiempo nos ha dado al tuli y a mi por conocer Holanda en plan Labordeta, así que ayer optamos por hacer la Brede Duinen- route, una ruta espectacular por las dunas de la costa septentrional de Holanda. Una maravilla natural y 42 kilómetros de bici que nos metimos... Esta vez nos bajamos con las bicis en Alkmaar y desde allí comenzamos el camino (es el que veis en la foto de al lado trazado en verde). Ayer volví a decidir por nanógesima vez que me encanta la Holanda rural. Mientras pedaleaba e iba viendo el paisaje me acordé un montón de mi padre, no se por qué, supongo que porque le gusta caminar y la naturaleza así que ya sabes papi, ponte en forma para cuando vengas a Holanda (a mamá no la veo yo en la bici pero algo se nos ocurrirá). En fin, que íbamos los dos tan alegres duna arriba, duna abajo cuando de repente apareció la playa. Me faltó poco para tirar la bici y echar a correr en plan anuncio de fa pero me contuve, la verdad es que volver a ver el mar fue un poco como sentirme cerca de casa, es una pena que para llegar hasta una playa tan virgen tenga que dejarme los riñones en la bici pero bueno, eso tambien tiene su encanto... Se nos estaba haciendo tarde así que decidimos apurarnos para que no se nos echara la oscuridad encima. Todo iba de maravilla, la vuelta la hacíamos con el viento a favor pero de pronto el clima cambia bruscamente (típico holandés) y unos nubarrones se ciernen sobre nuestras cabezas. Job me dice que apure, yo que no puedo más, el 100 metros por delante, yo acordándome de su estirpe y con la lengua fuera. A lo lejos vislumbro un cruce (el tuli ya está llegando). En eso que me giro para mirar un cartel que acabábamos de pasar y cuando me vuelvo a girar para mirar al frente, llega la hecatombe...el tuli se había parado y yo me como su rueda trasera de pleno sin que me de tiempo a reaccionar y frenar. La rueda queda así. Mi cara...tres poemas. Ya está, ya la he vuelto a cagar, estamos en medio de la nada (campo y vacas) y no tenemos medio de transporte para regresar a casa y encima se pone a llover... Yo estoy a punto de ponerme a llorar pero el tuli, que es muy bueno, no me regaña y me da un abrazo. Intentamos enderezar la rueda, imposible.Finalmente no tenemos más remedio que llamar a alguien para que nos recoja y llamamos a su hermano. Menos mal que mi bici no quedó inutilizada y yo pude volver sóla hasta Alkmaar mientras Job esperaba bajo la lluvia a que llegara su hermano desde Amsterdam... una odisea. Así que ahora me toca llevar la bici al fietsenmaker que en cuanto me vea entrar por la puerta se va a descojonar, y encima tengo que aguantar los comentarios de "mujer al volante"...

sábado, 27 de septiembre de 2008

El viaje a Alkmaar.PArte 3


Ver mapa más grande
Es sábado otra vez y voy a terminar de una vez el relato este porque si no se me va a juntar con la probable excursión de mañana y además esto parece ya la crónica del abuelo cebolleta...Salimos de Zaanse Schans y en aquel preciso momento en el que surcábamos los campos de la planície con sus vistas despejadas, todo verde, las vacas pastando, las garzas saludando majestuosamente desde el agua, nadie en el camino salvo nosotros dos y el chirriar de nuestros pedales...fue entonces cuando el tuli y yo decidimos que queríamos hacernos granjeros. No, que no va de coña, que queremos ser granjeros, es decir tener una casa-granja. Lo de los animales ya veremos porque a mi las vacas me dan miedo si estan muy cerca y los caballos también pero siempre podemos tener gallinas y asi tenemos huevos gratis (uf, esto ha quedado muy "gierig"). Bueno, el caso es que pasamos por Wormer y Jisp, dos pueblos de lo más bucólicos y entre uno y otro nos paramos para hacer el picnic. Después continuamos hasta que el agua nos lo permitió y encontramos un barquito que nos transportó al tuli, a mi y nuestras bicis a la otra orilla. Yo pensé que el tipo del minibarco se debía aburrir soberanamente porque de verdad que por esos parajes no se veía alma alguna. Continuamos el camino hasta dar a parar con EL PUEBLO, De Rijp y los escribo con mayúsculas porque nos encantó y es un más que posible candidato para mudarnos (estamos buscando casa... o granja!) así que abajo os dejo un video que grabé del pueblo mientras iba en la bici (que por cierto casi me escoño). Abandonamos De Rijp ya bastante cansados (debíamos llevar unas 4 horas en la bici) y con la caida del sol llegamos a Alkmaar famosa por su mercado de quesos que desgraciadamente nos perdimos... y allí unas cervecitas y a la estación de tren de vuelta a casa! Una excursión muy recomendable.

video

jueves, 25 de septiembre de 2008

El viaje a Alkmaar. Parte 2

Tres paradas después del momento "Norris" nos bajamos del tren en la estación de Koog Zaandijk para iniciar desde allí la ruta en bici hasta Alkmaar. Lo primero con lo que nos encontramos es Zaanse Schans, un pueblecito que reproduce fielmente la vida de la comarca del Zaan durante los siglos XVII y XVIII, con sus casitas típicas de madera, sus molinos de viento y toda esta peña que parece que ha vuelto del pasado, eso si con una "combinada modernidad"... El sitio sería de lo más bucólico y pastoril si no fuera porque está infestado de turistas y resulta un tanto agobiante, sobretodo porque cuando quiero hacer una foto tengo al chino de turno que obstaculiza el paisaje, porque... y ahora viene una de mis profundas reflexiones, ¿qué les pasa a los chinos con las fotos? Y si hay algún chino que me lea espero que no se ofenda pero es que es impresionante, cualquier chorrada es motivo de foto, que si la hoja de un árbol, que si un trozo de madera, que si una señora con un sombrero...total, que es casi misión imposible localizar un objetivo sin que un chino esté al acecho. De pronto nos encontramos con una competición de zuecos en la que unos 12 participantes luchan por fabricar el mejor zueco, me parece tan curioso que os voy a dejar un video colgado. Y para terminar con Zaanse Schans nos alejamos del bullicio turístico y nos fuimos a una zona muy tranquilita donde decidimos visitar un molino. Fue genial, un voluntario muy amable que trabajaba allí nos explicó todo, como funcionaba, la historia, etc...Nos gustó tanto que hemos decidido hacernos socios de la Asociación de Ayuda por la Supervivencia de los Molinos. Y tras esto nos montamos en las bicis y seguimos el camino con próxima parada: Wormer


video

lunes, 22 de septiembre de 2008

El viaje a Alkmaar. Parte 1


Ver mapa más grande
Este sábado nos despertamos con un día muy bonito (últimamente me pregunto si realmente vivo en Holanda o si de repente se ha creado un microclima en la planície, en cualquiera de los casos estoy feliz!) y se nos ocurrió la idea de hacer una ruta diferente en bici. Así que hice unos bocatas, nos enfundamos las mochilas y nos fuimos a la estación de Sloterdijk que está a 10 minutos de casa. Una vez allí compramos unos billetes para nosotros y otros para las bicis (las bicis pagan más, 6 euros por cada una pero válido para todo el día) y nos metimos con nuestras bicis en un tren dirección Koog-Zaandijk . Nada más meternos en el vagón observo que dos policías entran detrás de nosotros y se dirigen rápidamente hacia un chaval con pinta de estudiante y uno de ellos (el que tenía pinta de poli malo) le empieza a decir algo. Por supuesto el tuli y yo pegamos la oreja como cualquier hijo de vecino pero hay demasiado ruido y no podemos escuchar bien. Yo desde luego no me entero de nada pero Job me dice que le estan regañando por poner los pies en el asiento. En esos momentos yo pienso que me encanta el Chuck Norris este (estoy harta de que la gente se piense que puede hacer lo que le de la gana con las cosas de todos). Pero de repente la situación se empieza a poner tensa, el chaval le responde mal a Chuck, Chuck se empieza a cabrear, el poli amigo de Chuck sin moverse observa la escena, los ánimos se caldean y finalmente Chuck acaba esposando al chaval ante la atenta mirada de los pasajeros del vagón y mi boca abierta. Lo que parecía una regañina de colegial acaba siendo un delito. En la siguiente parada la policía y el chaval se bajan del tren, este último despotricando, ni por esas se calla la boca. Cuando el vagón se queda en silencio le digo al tuli que me lo cuente todo y el me dice que en Holanda siempre ha sido normal contestar así a la policía y que la policía está intentando cambiar eso y que se le tenga un poco más de respeto. Sin embargo a los dos nos parece algo exagerado todo lo que ha pasado en cuestión de 5 minutos. Yo no sé vosotros pero a mi me dice la policía que quite los pies del asiento y yo me cuadro ante el agente Romerales de turno.

viernes, 19 de septiembre de 2008

La kringloopwinkel

El sábado pasado nos fuimos como cada sábado al mercado a comprar el alimento que nos sustenta y nos mantiene con vida, este producto no puede ser otro más que el queso. Cogimos nuestras bicis y nos fuimos hacia allá. En el camino hacia el mercado decidimos pararnos en una kringloopwinkel y vosotros diréis…”ahhh, que bonito palabro ¿y esto qué es lo que es?” Pues nada más y nada menos que la morada de los descendientes de Di ógenes, ese que tiene el síndrome de “yo lo guardo todo no vaya a ser que de aquí a 20 años lo vaya a necesitar”. Al menos eso pensé yo cuando puse mis pies en el recinto. El tuli me había comentado que hay muchas tiendas de segunda mano en Holanda pero ésta debía ser de cuarta o quinta. En primer lugar se respiraba un tufillo a rancio que echaba para atrás pero yo haciendo gala de toda mi audacia me adentré en el espesor diogeniano y... me lo empecé a pasar pipa, había de todo: ropa del año catapúm, libros, revistas, cosas de cocina, sombreros, palos de golf, altavoces, macetas, peluches, discos de vinilo, zapatos, etc…Era un festival de objetos dispares compartiendo un mismo espacio. Podías encontrar cualquier cosa rebuscando entre la maraña de cachivaches que allí se desperdigaban. Job me contó que cuando los holandeses ya no quieren tener más una cosa (es decir, después de mucho cavilar…puede llevar años tomar esa decisión) en vez de tirarlo lo llevan a una de esas tiendas para que otra persona que lo necesite lo pueda comprar a un precio irrisorio. En el fondo debo admitir que me parece genial. Empecé a ver que la tienda tenía ciertas posibilidades y le dije al tuli “Tú por aquí, yo por allá” (de verdad a veces me doy miedo, me estoy convirtiendo en una de ellos!!) A pesar de lo rancio de la tienda me di cuenta de que estaba bastante frecuentada, sólo faltaba el grito de guerra en estos casos: “A un euro, a un euro, que me lo quitan de las manos” pero aquí no se estila. Al final salimos de la tienda con esto. Tres míticos juegos de mesa a un euro por cada uno (para jugar durante el crudo invierno que se avecina… en plan Honorato, lo que somos!) Yo me hubiera quedado más tiempo revolviendo y curioseando pero Job me tuvo que arrastrar porque cerraban el mercado y el queso es el queso. De todas formas, ahora ya SÉ donde se ubica la tienda, que tiemble Diógenes!

lunes, 15 de septiembre de 2008

Mi omafiets

Tengo bici nueva!! Si, por fin dejo atrás el chirriar de los pedales y el ir a rebufo del tuli... y es que me estaba dejando los riñones con mi bici modelo de guerra. En realidad me la ha comprado el tuli porque, según él, ya estaba harto de mirar hacia atrás cada vez que íbamos juntos en la bici; una manera fina de llamarme lenta... lo que sea, la cuestión es que estoy encantada con mi omafiets o lo que viene a ser lo mismo: bici de abuela. A pesar del poco sugerente nombre de mi nuevo flamante medio de transporte os diré que la omafiets no tiene nada de oma (=abuela). Estas bicis tienen las ruedas muy grandes, son muy altas y van a contrapedal (no tienen frenos en el volante). Lo que hace especial a esta bici es que tiene el balhoofd (no sé como traducir esto) más largo que otras bicis y esto hace que al sentarte vayas con la espalda mucho más recta. La sensación que uno tiene cuando se sube a una oma fiets es la de dominar tu espacio y el de los demás (jeje, me encanta), como si estuvieras sentada en un trono... Aparte de eso, ahora voy ligera como el viento y el tuli no se puede quejar, por lo que todos contentos. Ahora sólo voy a tener que aprender a candarla con lógica...
Para estrenar mi bici nos fuimos este domingo de excursión a un pueblo llamado Ouderkerk que esta siguiendo el río Amstel. Tuvimos la gran suerte de que saliera el sol, en realidad hizo un dia fabuloso de verano. He colgado algunas fotos en flickr.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Cuestión de lógica

Según una de las definiciones de la RAE, la lógica es la disposición natural para discurrir con acierto sin el auxilio de la ciencia... Pues bien, yo tengo ciertos problemitas con eso. Y menos mal que dice sin el auxilio de la ciencia porque llega a ser con ella y entonces sí que estamos apañados. Digo esto porque el otro día me mosqueé con el tuli cuando fui a candar la bici. Como las pusimos juntas yo quería candarlas lo mas seguras posibles, es decir pasando el candado por la barra y las ruedas pero no sé cómo lo hice que elegí la manera más rara para hacer una cosa de lo más sencilla. Se me cayó el candado al suelo, casi tiro las bicis (que hubieran hecho el efecto dominó con las de al lado...) y todo bajo la atenta mirada del tuli que se esforzaba por 1) no descojonarse y 2) no perder los nervios... Me dice "deja, ya lo hago yo" pero yo que por mis santos... cando la bici. Al final lo hice, no de la manera más lógica pero sí de lo más creativo (parecía un Picasso eso). Cuando termino de hacer mi creación con el candado sé que a continuación va a venir una disertación del tuli sobre las estrategias y técnicas del "candaje" y me dispongo a apretar el paso para ahorrármela pero no tengo suerte y empieza: "Cada persona tiene su lógica pero dentro de cada lógica está la más lógica" y yo pienso: "Ay Dios, otra vez con la lógica no" pero le digo: "Yo es que lo que uso es la lógica creativa, la artística y colorista...vamos, la de diseño". Aunque sé que tiene razón no me da la gana dársela, es verdad, yo no soy una persona muy lógica (por eso elegí letras y no ciencias); siempre me complico la existencia para resolver "enigmas" de solución fácil...pero no me preocupo demasiado. Hay cosas más ilógicas en la vida como por ejemplo que mi cuñado encuentre atractiva a Pamela Andersson.

jueves, 4 de septiembre de 2008

CREAtividad

Como yo soy una persona muy creativa (Romeo, no te rias...) decidí apuntarme hace algunas semanas a alguno de los cursos que ofrece CREA, la organización cultural de la Universidad de Amsterdam. Entre los cursos ofertados podía haber elegido alguno de los relacionados con la música o la danza entre ellos pero ni tengo oido musical y sinceramente... bailando soy lo más parecido a un pingüino mareado así que tras mucho deliberar (unos 5 minutos aproximadamente) decidí que lo más idóneo para "potenciar mi arte" seria apuntarme al curso de "Dibujar y Pintar" (se llama así). Me hubiera apuntado antes al de manualidades pero ya estaba lleno. Así que me registro, me leo bien las bases y por si acaso le pregunto al tuli si para apuntarse a este curso hay que ser una profesional porque en ese caso apaga y vámonos. El tuli se lee la información y me dice que no, que me puedo apuntar sin problemas porque no hay requisitos de entrada. Genial! Por fin voy a realizarme en el mundo pictórico. Dicho y hecho, me apunto y pago el curso. Al dia siguiente recibo un email de Crea en el que me adjuntan una copia de la matrícula del curso y me informan sobre el comienzo y horario de las clases. Perfecto, pienso yo. Pero de repente sigo leyendo el mail y me empiezo a poner nerviosa...Leo lo siguiente:

"La devolución de la matrícula no se llevará a cabo a menos que:
1. Se suspenda el curso
2. El candidato informe por escrito que desea darse de baja. (con 3 semanas de antelación)
3. El candidato no sea aceptado después de la audición"

Que audición? Pero si no ponía nada de que nos iban a hacer una prueba! Voy corriendo al tuli y se lo cuento y va el y se empieza a descojonar. Y yo "oye no te rías que esto es serio". Pero si yo pensaba que era un curso para principiantes y ahora va a resultar que tienes que ser Monet para entrar...menudo chasco. Job me dice que no me preocupe, que seguramente lo de la audición es por si hay demasiada gente y que vaya igualmente el primer día porque de todas formas si no me aceptan me tendran que devolver el dinero... "ya claro, pero el ridículo lo hago yo...". Al final decido no darme de baja y rezar para que no haya audición porque como tenga que hacer una voy a ir del rollo abstracto...Por cierto, empiezo el 23 de septiembre (si no me echan)

lunes, 1 de septiembre de 2008

Felicidades Mamitamamen

Hoy es el cumple de mi hermana Mamen y si Romeo tuvo un post para él solito no va a ser menos mi hermana! Además hoy tengo morriña y la echo mucho de menos (y a Alex también). Cada semana hablo con mi hermana, a veces la llamo hasta dos veces! (asi de plasta soy). Y es que es ya toda una vida juntas compartiéndolo todo, desde los juguetes que yo tiraba por la ventana y los libros de CC con las chuches hasta los viajes por Europa pasando por todo tipo de aventuras y desventuras, Glasgow con Eileen, la resi, los pisos en Madrid, las noches en vela estudiando (algunas más que otras...), el Molly Malone's con Pieter y "que coñujo", conocer al tuli en plan Pepe sonrisas "Hola, soy Job", las visitas a Berlin y Barcelona, el retorno a casa, los melodramas (ella recogiendo mis pedazos en el aeropuerto, jamás lo olvidaré), la tortilla de Romeo(jiji), y un largo largo etc...que hace que en resumidas cuentas la eche de menos desde mi exilio voluntario. Bueno Mamen, que te quiero mucho! Muchas felicidades y ya sabeis..todos aquellos despistados... os quedan 2 horas y media !!!

Amsterdamse Bos

Ayer domingo hizo un dia radiante, de esos de principio de verano en los que el sol aprieta pero sin ser agobiante. Es increíble lo que un día así en estas tierras puede influir en el estado de ánimo. La gente se echa a la calle, el canal se llena de barcos cuyos dueños aprovechan para hacer un dia de picnic, los parques se convierten en improvisadas playas por un día y reciben la llegada en masa de personas deseosas de aprovechar hasta el útimo rayo de sol, las terrazas se ven abarrotadas y hasta alguno que otro se atreve a darse un chapuzón en las aguas turbias de algun canal (el tuli dice que estan limpias...no se yo.) En fin, que se respira un ambiente de esos de exaltación de la amistad y mientras vas en la bici sonries a la gente y la gente te sonrie a ti, idílico vamos. Lo que está claro es que en un dia como ese está absolutamente prohibido quedarse en casa. El tuli y yo nos despertamos a la hora acostumbrada , 7 de la mañana... lo se, somos unos honoratos! Nos vemos una peli con un cafetito y sobre las 10:00 nos vamos a casa de mis suegros a desayunar...Que desayuno! Croissants, panecillos con mantequilla y mermelada, quesos de todo tipo, zumo de naranja, etc...mmm todo riquísimo, adiós dieta semanal! Después decidimos irnos a dar una vueltita con la bici: 4 horas... al final una ya no siente su culito en el sillín. Decidimos ir al Amsterdamse Bos porque yo aun no había estado. Nada más llegar decido que me encanta ese parque y que ojalá estuviera más cerca de casa. Una cosa que me encanta de los holandeses es el sentido de la protección con el medio ambiente. Son conscientes de la importancia de poseer lugares así y se involucran mucho en su cuidado y supervivencia, simplemente aman, respetan y valoran la naturaleza...tal como debe ser. Total, (que si no me pongo demasiado profunda y empiezo a disertar) que nos ponemos en marcha y nos adentramos en el bosque hasta que nos topamos con esto. Es una granja de cabras donde también se encuentran otros animales: gallinas, cerdos, caballos pero el animal estrella es la cabra. Los niños se lo pasan bomba y nosotros también...Nos venden unos biberones de leche para alimentar a las cabras y así lo hacemos pero las cabras tardan aproximadamente 10 segundos en acabarse el biberón...así que seguimos nuestra incursión en la granja hasta que cansados nos sentamos debajo de unos árboles a comernos una merecida appeltaart, que rica por Dios... desde que llegué a la planície me he convertido en fan de tan suculento manjar, así me va con la dieta...Seguimos la ruta y llegamos a otra granja, la de los pannekoeken, riquísimos y después decidimos dar por terminada la excursión y nos vamos al molino donde nos esperan unos amigos para terminar el día con unas merecidas cervecitas. Con días así sí que da gusto!