viernes, 19 de septiembre de 2008

La kringloopwinkel

El sábado pasado nos fuimos como cada sábado al mercado a comprar el alimento que nos sustenta y nos mantiene con vida, este producto no puede ser otro más que el queso. Cogimos nuestras bicis y nos fuimos hacia allá. En el camino hacia el mercado decidimos pararnos en una kringloopwinkel y vosotros diréis…”ahhh, que bonito palabro ¿y esto qué es lo que es?” Pues nada más y nada menos que la morada de los descendientes de Di ógenes, ese que tiene el síndrome de “yo lo guardo todo no vaya a ser que de aquí a 20 años lo vaya a necesitar”. Al menos eso pensé yo cuando puse mis pies en el recinto. El tuli me había comentado que hay muchas tiendas de segunda mano en Holanda pero ésta debía ser de cuarta o quinta. En primer lugar se respiraba un tufillo a rancio que echaba para atrás pero yo haciendo gala de toda mi audacia me adentré en el espesor diogeniano y... me lo empecé a pasar pipa, había de todo: ropa del año catapúm, libros, revistas, cosas de cocina, sombreros, palos de golf, altavoces, macetas, peluches, discos de vinilo, zapatos, etc…Era un festival de objetos dispares compartiendo un mismo espacio. Podías encontrar cualquier cosa rebuscando entre la maraña de cachivaches que allí se desperdigaban. Job me contó que cuando los holandeses ya no quieren tener más una cosa (es decir, después de mucho cavilar…puede llevar años tomar esa decisión) en vez de tirarlo lo llevan a una de esas tiendas para que otra persona que lo necesite lo pueda comprar a un precio irrisorio. En el fondo debo admitir que me parece genial. Empecé a ver que la tienda tenía ciertas posibilidades y le dije al tuli “Tú por aquí, yo por allá” (de verdad a veces me doy miedo, me estoy convirtiendo en una de ellos!!) A pesar de lo rancio de la tienda me di cuenta de que estaba bastante frecuentada, sólo faltaba el grito de guerra en estos casos: “A un euro, a un euro, que me lo quitan de las manos” pero aquí no se estila. Al final salimos de la tienda con esto. Tres míticos juegos de mesa a un euro por cada uno (para jugar durante el crudo invierno que se avecina… en plan Honorato, lo que somos!) Yo me hubiera quedado más tiempo revolviendo y curioseando pero Job me tuvo que arrastrar porque cerraban el mercado y el queso es el queso. De todas formas, ahora ya SÉ donde se ubica la tienda, que tiemble Diógenes!

6 comentarios:

pau dijo...

o sea, que un kruftenkaliongfertov es como mi habitación

¡en algún lugar remoto debo tener el Super Master Mind y el Scrabble!

mamitamamen dijo...

Sí Pau, y el Ab-Flex o Abdominizer o comoquieraquesellame el cacharro ese!
Nuri, ándate con ojo que de miembro honorífico de la Santa Cofradía del Puño vas a pasar a ser una auténtica "gierig" holandesa... Todo lo malo se pega!
El Scrabble ese de la foto está tan sobado que da un poquillo de grima echarse una partida...

romeovive dijo...

quien guarda, halla.

mi abuelo dixit.

Alicia dijo...

Nuria,

¿cómo lo tenéis para tomar un cafelín en Amsterdam?

Tendría que ser entre el 3 y el 7 de octubre.

Besos

Nuria dijo...

No sé como tendrás la haitación, Pau pero si se parece a la kringloopwinkel entonces tienes genes holandeses (y un problema). Por cierto, si eres capaz de encontrar tu Ab-Flex seguro que tiene posibilidades en la kringloopwinkel!
Sí Mamen,admito que el Scrabble está un poco sobado y además no tiene ñ!!
Las reflexiones de Romeo a veces son profundas...
Cuñá! Pues como lo vamos a tener? GENIAL!! Os quedáis en el ático? Mandame información via email!Un besote

JuanRa Diablo dijo...

Qué bien me lo has hecho visualizar.
Diría incluso que me ha llegado ese "tufillo" a rancio XDD