lunes, 10 de octubre de 2011

En el tren

En los trenes tulipanos hay varias cosas que me ponen los pelos como escarpias:

1.Que se me siente al lado la típica señora (no sé por qué pero siempre son señoras) que se piensa que todo el espacio es suyo. Comienza el despliegue de bolso, bolsas de la compra y abrigo-chaquetón de tres tallas más. Si encima esa señora está resfriada y cada dos minutos carraspea, tose y hace ruidillos guturales...la verdad, prefiero ir de pie y a 2 km de distancia. Pero como el tren va a tope acabo acurrucada lo más posible a la ventana y me subo el cuello del jersey hasta las napias para evitar que sus gérmenes entren en mi organismo. Pero aún hay más. La señora en cuestión piensa que puede aprovechar el trayecto hasta Amsterdam poniendo al día su agenda y llamando hasta a su tía abuela con la que hace dos lustros que no se comunica. Y todos en el tren somos partícipes de sus - pensará ella- entretenidas y amenas conversaciones acerca de que va a hacer su amiga Puri esta noche para cenar o de si se ha enfadado con su santo (no me cabe duda) esposo porque ayer se le olvidó echar la basura... Por mí a ese tipo de especie se le debería prohibir la entrada en el tren.

2. Que la gente se piense que el tren es el lugar idóneo para una sesión completa de belleza. No hay día que no me tope con una mujer (¿por qué siempre somos nosotras?) que se saque el espejito, el mega bolso y los brochones. Ojo, si solo fuera eso yo ya estaría contenta...pero no, las hay que se llevan hasta el kit de depilación y sin ningun tipo de pudor empiezan con la extracción peluna del entrecejo y el bigotillo, pelo por aquí pelo por allá...una vez hasta incluso una sacó unas tijeritas y se cortó las uñas de los pies... como si fuera de lo mas normal. Vamos, que será lo próximo, ¿las bandas depilatorias para hacerse las ingles?

Pero la noticia del día es la solución que han ofrecido los de los ferrocarriles holandeses ante las quejas de los usuarios por la falta de baños en algunos trenes. Me refiero a los sprinters, que son los trenes de corta distancia. Ahora los políticos han dicho que es obligatorio que todos los trenes dispongan de baños. Aquí la brillante solución:


Ni más ni menos que una bolsita para mear...amos a ver... ¿a qué mente brillante se ha ocurrido tan espectacular idea? Porque ya me diréis quién es el bonito/a que se mete en la cabina del revisor (vacía para tal menester) y hace su pipí ahí dentro... y no, no  voy a entrar en la discusión de quién atina mejor. Ver para creer.

11 comentarios:

Ley dijo...

No way!
Te imaginas a la señora del punto número uno... que además de todo saque también su bolsita y ahí mismo eche su meada! No sé a dónde más allá de la ventana vas a terminar! jajajajaja
Tremendas soluciones!

isaormaza dijo...

PUHAJJJJJJJJJJ ¡Que guarrada! La depilación, terrible, lo de cortarse las uñas, para matarles, pero por lo que no paso es por las bolsitas meaderas... A veces lo de tener sentido del ridículo no es tan malo...

Anónimo dijo...

He de decir que cuando me iba de acampada yo siempre dormía con una botellita de agua vacia, pues en plena noche sal del saco, pasa por encima de los demás, abre la tienda (2 cremalleras y tal) y sal afuera con la rasquilla que solía hacer...y sin pantuflas, o lloviendo...total que me ponía de rodillas en la puerta apuntando pa fuera y allá que te voy con la botellita. Con la práctica me di cuenta de que las de Aquarius eran las mejores, por aquello del diametro pues entre sueños estabas tú como para apuntar bien...vamos, que esta tó inventao!

Lorena dijo...

Ains, Sara está preciosa en las fotos que has colgado. Estoy deseando que nos cuentes historias de tus nuevos alumnos.
Un saludo

Cleo dijo...

¿En serio bolsitas? que fuerte...sin mas coments al asunto...

Y lo de la escuela que emocionante...no lo había leido aún..pues te deseo muchísimos alumnos más...ya nos irás contando que tal pero ya veo que con ese comienzo tan bueno el resto será mejor...

Mil besos guapas

Alicia dijo...

Hola Nuria, hacía un tiempecillo que no entraba en tu blog...pero siempre que lo hago me pongo al día, y tus historias y cómo las cuentas me hace sonreir...hace poco vi que había un aparato similar para mujeres, parecía muy útil, pero yo no le acabo de pillar el truco...si es que ya no saben qué inventar!....
tu Sara ya es toda una princesita!
Un beso

Mamen dijo...

Y luego qué haces con la bolsita? Porque se entiende que si no hay baños, no puedes desechar la meadita 'in situ', no?
Hay algún contenedor de recogida? (Uf! me mareo sólo de pensar en los 'aromas'...)
Te llevas la meadita contigo de vuelta a tu asiento y esperas a bajar del tren?
Te la metes en el bolso y disimulas?
O la dejas en el asiento de al lado y esperas a que pase el revisor y se encargue él?

JuanRa Diablo dijo...

¡¡¡¡¡???????!!!!!
No puede ser. ¡Te lo has inventado todo! :O
¿Y la cara sonriente con que las presenta la de la foto? Parece estar diciendo: Qué magnífica solución, ¿eh? Con su gama de colores a elegir y todo. :D

Me hago las mismas preguntas que Mamen. No sé si sería peor el remedio que la enfermedad :/

Txema Rico dijo...

Y digo yo...los hombres, aún, aún podriamos miccionar e insertar la extremidad preparada a tal efecto en el susodicho aparito. Pero, y las mujeres, como lo harán? O quizás como están tan atareadas con sus llamadas, depilaciones, manicura, etc. no tienen ni opción de hacer pis? ja ja ja
Y digo...no sería mejor instalar un W.C. en la cabina del revisor ?
Estos holandeses "meus" uy uy uy, me están decepcionando..Aunque te digo que en algunos cercanias nuestros y uno que monté este verano en París, el orín y los vómitos a veces son compañeros de viaje tan ingratos como esas señoras que nos comentas. He dicho!!!

Koni dijo...

Creo que mejor será ponerse cada uno una sonda y dejarse de historias. La verdad es que yo tampoco me esperaba esto del pueblo tulipán, tan sensatos como parecen ellos.

dvdjaco dijo...

jajaja muy bueno lo de la bolsita! En cuanto a la gente molesta en el tren, lo siento pero gana Ejpaña de goleada. Lo que pasa es que tú ya ni te acuerdas ;-)