lunes, 28 de marzo de 2011

El carnicero de la bici

El viernes pasado vino a verme mi amiga Bea al pueblo. Resulta que por décimoquinta vez (por lo menos) le han mangado la bicicleta. Ella dice que se la ha llevado la AFAC (Algemene Fiets Afhandel Centrale o en cristiano Central General de Regulación de Bicicletas). La AFAC es la que se encarga de llevarse las bicis que llevan siglos aparacadas en el mismo sitio, bicis que ellos dan por supuesto que están abandonadas. Primero te ponen una pegatina naranja en la bici que quiere decir que en unas tres o cuatro semanas vendrán a por ella. Si sospechas que tu bici ha podido ser víctima de la AFAC puedes llamar por teléfono y reclamarla previo pago de una pequeña multa de 10 euros o bien te la pueden llevar a casa y pagas 20 euros. Si pasa un año y no has reclamado tu bici, ésta será vendida. El caso es que se ha quedado sin bici, otra vez,  así que yo dije que podíamos pasarnos por el super de al lado de casa donde hay un tablón de anuncios en el que se ofertan desde sillones hasta batidoras pasando por colecciones de DVDs y álbumes panini... Bueno, el caso es que llegamos al súper y rescatamos un anuncio de un tal Sr. V que tenía una bici de señorita en venta. Llamamos al Sr. V y nos dijo que podíamos pasarnos por su casa. Allá que nos fuimos. Nos recibió un señor mayor con pinta de bonachón pero que no callaba ni debajo del agua. y claro, nos contó su vida, que si él había sido carnicero toda su vida pero que ahora estaba jubilado y como hobby se dedicaba a reparar bicis usadas. Nos dirigió a su lugar de trabajo que no era otro que la antigua sala de matanzas. Y allí había por lo menos 40 bicis, bicis de todos los colores y tamaños para todo tipo de público. Mi amiga se quedó con una bici amarilla bastante chula por 50 euros y yo le eché el ojo a una bici de paseo con marchas y cestita anatómica (para llevar a Sara), así que el próximo viernes me voy a llevar al tuli (que es el que entiende de bicis) a la "carnicicletería" para ver si vale la pena... Pues eso, que ya lo sabéis, si necesitáis una bici y pasáis por mi pueblo no os olvidéis de visitar la antigua carnicería de Enkhuizen ;)

8 comentarios:

isaormaza dijo...

¡Carnicicletería! Jajajajajaaaa Eres tremenda.

Pelocha dijo...

ummm, pues igual te pregunto, xq pensaba pasarme por tu pueblo de turismo...igual merece la pena ver bicis para invitados :)

Mamen dijo...

Mi gran amiga "la dama" repica en este momento para desearme las buenas noches...
Me llevas manana a la carnicicletería?

Cleo dijo...

Jejejeeje..que gracia lo de carnicletería.....

Que cosas más curiosas te encuentras en tu pueblo/ciudad...

Mil besos guapa

Javier Martinez V. dijo...

Echenle un ojo a las demas "bicis" quién sabe si por allí esta la de tu amiga jejeje...

Saludos desde Japón.

JuanRa Diablo dijo...

Mira que soy tétrico que me estaba diciendo: "Ya verás, el carnicero este les muestra las bicis y están todas manchadas de sangre y restos de tripas..." :S
Y también he pensado lo de Javier, que tu amiga encontraba allí sus bicis perdidas.
Me parece que me adelanto demasiado a los acontecimientos, jeje. :p

ainaina dijo...

Pues no se si llevarle la mía para que la venda...Desde que tenemos bicipalma nadie va a querer tener bici propia. Besos, gorda

Nuria dijo...

Isaormaza: Tendríás que verla, se te pondrían los pelos de punta ;)

Pelocha: Pues ya sabes, si necesitas bici de repuesto te doy las señas del carnicero :)

Mamen: He grabado a la dama para un próximo post para que la gente sepa lo que tuviste que sufrir...

Cleo: Este pueblo promete. Cada vez voy descubriendo cosas que superan a la ficción ;O

Javier: No te creas, que miré y remiré pero el carniciclista es un tipo honesto... Saludos desde Enkhuizen :)

Juanra: que no, que no... que el carniciclista es buena gente..., de momento, claro.

Aina: Tú lo que tienes que hacer es dejarte caer ya por el pueblo. Un besote!