domingo, 13 de marzo de 2011

La vecina del órgano

Viernes por la tarde. Llaman a la puerta. Abro. Hay una señora con un botecito de esos de recaudar dinero para una buena causa...en este caso para los enfermos de reuma. Es la vecina del número 27, no tengo escapatoria. Hay que apoquinar. Le digo que pase, que voy a buscar el monedero. La señora pasa. Yo apoquino. La señora mira y remira el salón y dice:
- "El otro día me fijé en que tenéis unas sillas antiguas en el comedor"
La señora no se da cuenta pero se acaba de delatar. Osea, que estuvo fisgoneando por las ventanas.
- Yo: "ah, sí. Son de una kringloopwinkel", le suelto.
- Señora: Pues es que estaba pensando que tengo un órgano en casa que quedaría genial en el comedor con esas sillas tan bonitas.
-Yo: ¿un órgano musical? (para descartar que se trate de un cuadro de un corazón, riñon o pulmón)
- Señora: (me mira con cara de ... puesclarotíaqueotracosavaaser...)"Sí, es un órgano muy antiguo y es que mi casa es muy pequeña y claro, no tengo espacio y en la kringloopwinkel  no lo quieren y yo no lo quiero tirar...
Que el órgano no lo quieran en la kringloopwinkel me hace sospechar que el instrumento es más feo que el Fary comiendo un limón, pues para que lo rechacen en la casa de diógenes...
Le digo que si eso me paso más tarde por su casa para verlo y me dice que vale.
Al día siguiente arrastro al tuli hasta la casa de la vecina, más que para ver el órgano (que ya sé que no me va a gustar) porque le dije a la vecina que me pasaría y no es plan de estar haciendo feos nada más mudarnos.
La vecina nos abre y encantada nos hace pasar al saloncito donde está su amiga Lydia, una septuagenaria que se está tomando un té. Nos ofrece una taza de té y nos sentamos los cuatro en torno a la mesita, todo muy tuli. Después de un ratito desgranando los pormenores vecinales (osease, cotilleo puro en el que yo aprovecho para decir que tengo la intención de empezar una escuela de español para adultos en septiembre, a sabiendas de que las dos lo van a largar en cuanto tengan la ocasión) nos lleva a ver el órgano, pedazo de armatoste. Yo lo veo y ya se que no me gusta, el tuli disimula y suelta un "ah, leuk" poco convencido (se le da fatal mentir al pobre) y empezamos a decir que qué pena, que es que es muy grande, que tenemos la casa ya llena y la mujer insistiendo: "pero en el comedor tenéis aún un espacio al lado de la estantería"... (joé, pues si que ha fisgoneado bien)
Le decimos que lo vamos a pensar pero que casi seguro va a ser que no y nos mira con cara de "cagüen, no me voy a deshacer nunca de él..."
Bueno, pues ya hemos conocido a la vecina del órgano. La semana pasada conocimos a la del papagayo, la vecina del 12, que tiene la casa como si fuera un jardín ornitológico. Estoy deseando conocer a los demás ;)

13 comentarios:

isaormaza dijo...

¡Si yo te contara las cosas que veo en las casa a las que voy! Y lo más gracioso del caso es que los horrores que me encuentro no suelen ser el motivo de la visita, osea, lo que el cliente quiere cambiar. Al contrario: la mayoría de las veces suele ser su mayor orgullo. ¡Lo que me cuesta contenerme algunas veces!

Carlos dijo...

Madre mía, esa mujer quería encasquetaros como fuese el dichoso órgano.... hay que ver como se las gastan en tulilandia...

JuanRa Diablo dijo...

Osea que hasta sabía que disponíais de un hueco. :O
Y a lo mejor lo tenía medido a ojo desde detrás de la ventana XDD

¡Es de película! Os tienen controlados como si estuviérais en un pueblo de espias

pau dijo...

Vaya forma de deshacerse de los trastos ja ja. Piensatelo bien Nuria, un órgano le daria un toque fantasmagórico a vuestra casa si lo tocáis de madrugada cuando los invitados estén durmiendo. Sólo por eso vale la pena.

Mamen dijo...

Venga, nena. Que tuneándolo un poco seguro que os queda fenomenal!

Anónimo dijo...

Teneis chimenea? Siempre se puede usar como leña ;)
Al final, la vida de pueblo va a ser igual en todos sitios... ya nos contaras si en verano se sacan las sillas "a la fresca"!


_M_

Richard Clayderman dijo...

Amiga Nuria, no dejes pasar tal oportunidad. Yo te enseño a tocar un par de temas y seguro que te llaman para salir en Aplauso.

Alicia dijo...

Un antiguo proverbio chino dice: "De un cotilla no aceptes regalos, úsalo sólo para dispersar ágil y eficazmente los temas de los que intereses publicidad"

Gracias a un órgano de cotillas, auguro multitud de alumnos para tu academia.

Bien por la publicidad anti crisis!

Nuria dijo...

Isaormaza: jajaja, ya te veo poniendo los ojos en blanco...contención!

Charlie: Tú lo has dicho, "operación encasqueting" ;)

Juanra: totalmente. El tuli pilló el otro día a un vecino escudrinando por la ventana y no te creas que éste se ruborizó lo mas mínimo, no...tan normal.

Pau: y de paso no vestimos de Morticia y Gómez para dar más credibilidad al asunto...déjame pensarlo,mmmm no ;)

Mamen: estoy pensando que quizás te gustaría combinar esa antigualla en tu moderna casa... piénsatelo Mamen, te puedo llevar a ver a la vecina en dos semanas :)

M: Tenemos chimenea pero es de gas... quizás podríamos hacer una casita en el árbol juas...

Querido Richard: desde que leí que quieres que te entierren con tu piano para poderlo tocar desde tu tumba...no sé que pensar, miedito me das!
http://www.hoy.com.do/alegria/2009/8/4/288100/Richard-Clayderman-desea-que-lo-entierren-con-un-piano

Alicia: Y que lo digas, cotilla del pueblo que me voy encontrando, información que le suelto...

Txema Rico dijo...

Curioso vecindario...sí señor!!!
Ja ja ja ...
Vaya con los tulis...pensaba que España era el país de los "cotillas"...vaya con la Europa Comunitaria...tó se pega...!!!

Cleo dijo...

Jejeje...que entretenidos estais...vaya con las cotivecinas...

Coincido contigo en lo de las palomas..que ascazo....

Mil besos guapas

Koni dijo...

Me encanta tu pueblo (o ciudad)y todos los vecinos!!! Debo de reconocer que este tipo de anécdotas me pondrían un poco nerviosa si viviese allí. Cualquier día de estos te encuentras rodeada de todos los vecinos (en plan LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES) intentando decorarte la casa con viejos y malolientes muebles. ¿Tienes algún vecino normal? Ya sabes, de esos que no saludan en la escalera...

Nuria dijo...

Txema: cotillas hay en todas partes y en mi pueblo...más!

Cleo:No me aburro, no...

Koni: Jajajaa, Koni,mi pueblo te espera con los brazos abiertos. Ya verás que bien te lo pasas con los lugarenos... Vecinos normales, dices? mmmm, sí, la Srta Rottenmeier.